El Comercio Justo, un aliado clave para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Un año acaba de iniciar y es saludable, en este punto, que como organizaciones de productores y trabajadores valoremos la importancia que tiene el trabajo que, día a día, realizamos bajo el enfoque de desarrollo del Comercio Justo.

Este enfoque, que aborda importantes aspectos económicos, sociales, ambientales y de empoderamiento ciudadano,  se vio reflejado tanto en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (2000-2015), como en los actuales Objetivos de Desarrollo Sostenible (2016-2030); estos, en general, buscan erradicar las desigualdades y la pobreza, proteger los ecosistemas y asegurar un desarrollo más equilibrado para todos y todas.

El movimiento por un comercio justo es un aliado clave para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ya que responde a muchos de los desafíos que se plantean globalmente: a través de la dignificación del trabajo de pequeños productores y trabajadores, que representan el anillo débil de la cadena de suministros, el comercio justo promueve: un mejor acceso a recursos, bienes y servicios, de los cuales las poblaciones rurales más vulnerables aún siguen excluidas; las inversiones en productividad agrícola, generando mayores oportunidades para los “productores de alimentos en pequeña escala”; prácticas agrícolas resilientes; adaptación y mitigación al cambio climático; “el uso sostenible de los ecosistemas”; la reforestación y la conservación de la biodiversidad; “la participación plena y efectiva de las mujeres”; la erradicación del trabajo forzoso y la explotación infantil, y la promoción de entornos laborales dignos.

Además, a través de las inversiones del premio social, el comercio justo incrementa las oportunidades de educación y, por ejemplo, las inversiones comunitarias en servicios de agua potable y saneamiento. A través de la incidencia, además, promueve políticas diferenciadas para “el acceso de las pequeñas industrias y otras empresas […] a los servicios financieros, incluidos créditos asequibles, y su integración en las cadenas de valor y los mercados”.

Pero sobre todo, en el comercio justo trabajamos todos los días para “garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles”. He aquí el verdadero objetivo del movimiento. Todos los demás elementos relacionados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, finalmente dependen de QUIÉNES, QUÉ y CÓMO estamos produciendo, comercializando y consumiendo.

Entonces, debemos estar orgullosos y orgullosas sabiendo que nuestro enfoque de trabajo es muy relevante globalmente, no sólo para nuestro entorno sino para el buen vivir de nuestras comunidades y sociedades.