Organizaciones en Colombia celebran contribución del Comercio Justo

La celebración del Día Mundial del Comercio Justo dio inicio en el 2001, ésta se lleva a cabo cada segundo sábado del mes de mayo y es un festivo inclusivo de eventos que se desarrollan en casi todas partes del mundo; es una festividad en donde se celebra el movimiento de comercio justo y la contribución que ha dado a los pequeños productores, trabajadores, comunidades, consumidores y demás. Este año, varios miembros de CLAC lo han celebrado en países como: en El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Ecuador, Perú, Chile, Paraguay, Brasil, Guatemala y Colombia.   Como parte de dichas celebraciones el pasado 13 de mayo, en el municipio de la zona bananera del Magdalena, en el corregimiento de Río Frío, Colombia, seis cooperativas se unieron a esta magna celebración.

Además de la participación de las cooperativas Coobamag, Emprebancoop, Coobafrio,  Banafrucoop,  Coomulbanano y Asobanarcoop – que agrupan alrededor de 390 pequeños productores – también se sumaron otras organizaciones, entidades de la región y fundaciones que trabajan en la zona.

La celebración fue aprovechada para compartir las experiencias y logros que se han alcanzado en la región bananera a través del comercio justo ya que ha ayudado, entre otras cosas, a desarrollar programas sociales y ambientales dentro de la región. La contribución que se ha dado a la comunidad a través del uso de la prima social y con la que se pretende brindar apoyo para cambiar el panorama de pobreza que por muchos años ha sufrido la zona es una muestra de estos programas. Se ha colaborado con escuelas, colegios, comedores y construcción de canchas deportivas.  En el tema de educación, varios productores han podido enviar a sus hijos e hijas a las universidades o escuelas técnicas, lo que está cambiando la vida de muchos jóvenes de la región.

Como lo explica Arnaldo Parejo Torres, Gerente de Emprebancoop, “trabajar bajo el esquema de comercio justo nos ha permitido ayudar a los productores, dando capacitaciones para administrar sus propios recursos y que el pequeño productor vaya cambiando su modo de pensar con respecto a sus ingresos. Han sido unos productores que, hoy por hoy, no dependen únicamente del banano, dependen de otras inversiones que han hecho, en este caso, han comprado ganado, han comprado más tierras, han creado tiendas. Entonces, si algún fenómeno natural nos afecta, sus ingresos por las fincas no les afectará tanto en la sostenibilidad de sus familias. Es por eso el comercio justo, para nosotros, ha sido ¡lo mejor, de lo mejor!, estamos muy agradecidos”.

En el contexto de la jornada se realizaron dos encuentros de fútbol entre los equipos de las cooperativas y para cerrar se compartió un almuerzo entre todas y todos los asistentes.

Reunirse para celebrar el Día Mundial de Comercio Justo es importante, es una muestra de orgullo de pertenecer a un sistema equitativo, justo, que contribuye a la sociedad, al medio ambiente, a la economía familiar. Es un día para reflexionar sobre lo que hemos logrado como movimiento, cuáles son los retos que enfrentamos y cómo vamos a seguir adelante. Pero, que principalmente trabajamos y luchamos por los derechos de los pequeños productores, sus familias y las comunidades.