CLAC comprometida con el bienestar de nuestros niños y niñas

El trabajo infantil – definido por la Organización Internacional del trabajo (OIT) como la participación de los niños, niñas o los adolescentes menores de 18 años en trabajos que les privan de su niñez, su potencial y su dignidad, que son peligrosos y perjudiciales para su desarrollo físico y psicológico e interfieren con su escolarización – afecta todavía a 168 millones de niños, niñas y adolescentes mundialmente, aunque esta cifra se ha reducido en un tercio desde el año 2000. Casi un 60% del trabajo infantil se da en el sector agrícola, a nivel mundial.

Somos conscientes de que esto es una problemática presente en el contexto de las organizaciones de productores, debido a múltiples factores, entre otros: situaciones de pobreza y de vulnerabilidad. Pero también sabemos que el comercio justo es una alternativa dentro de la cual se pueden generar las oportunidades para superar estos factores causales del trabajo.  Esto gracias a que, en primer lugar, todos los actores dentro de la cadena de valor son enlazados a través de la compra de un producto Fairtrade y el pago del precio mínimo Fairtrade y un premio social, el cual es reinvertido para mejorar las condiciones de los productores, sus familias y comunidades.

Para superar esta problemática hace falta una acción conjunta de muchos actores, entre ellos, todas las partes involucradas en la cadena de valor global del comercio justo, así como una fuerte articulación con las instituciones públicas, privadas y de la sociedad civil de nuestros países.

Como ejemplo podemos citar, la alianza público-privada desarrollada por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de Costa Rica y la Coordinadora Nacional de Comercio Justo de Costa Rica y Panamá, para llevar a cabo talleres socio-formativos, dirigidos a las organizaciones de pequeños productores, además del desarrollo de una campaña de concientización sobre trabajo infantil, en conjunto con la red de empresas contra el trabajo infantil.

A pesar de los retos que existen, desde CLAC y en colaboración con las Coordinadoras Nacionales estamos tomando acciones y asumiendo un rol importante en materia de prevención, principalmente a través de acciones de concientización y capacitación a los productores, ayudándoles a comprender la diferencia entre trabajo infantil y trabajo de niños permitido.  Así como a reflexionar sobre cómo se puede reducir el trabajo infantil y a la vez promover la inclusión de las generaciones más jóvenes en el trabajo agrícola.

Ver también: posicionamiento de CLAC, o escribir a info@claconline.com