Alianzas público-privadas para la Protección Infantil en Paraguay

Cada vez son más las exigencias de parte de los mercados de mantener las cadenas productivas libres de trabajo infantil [1]. Para responder a tales exigencias se espera de las organizaciones de productores un abordaje proactivo de la problemática, mediante la toma de conciencia sobre sus realidades, identificación de sus principales retos y el desarrollo de acciones preventivas que aborden las causas fundamentales del trabajo infantil en sus contextos.  Para lograrlo, se debe de reconocer que esta compleja problemática no se puede tratar solamente desde una organización de productores sino requiere de la generación de alianzas con actores gubernamentales o de la sociedad civil y su apoyo en acciones que sumen a las emprendidas por una Organización de Pequeños Productores, OPP.

Un buen ejemplo de ello, es el avance logrado en los últimos meses en Paraguay, liderado por la Coordinadora Paraguaya de Comercio Justo y por la OPP Aso Independencia.

Aso Independencia, tras una experiencia de implementación de un proyecto piloto sobre protección infantil, ha integrado el Consejo Distrital de la Niñez y Adolescencia de Independencia, así como la Comisión Nacional de Erradicación de Trabajo Infantil, ambas conformadas por instancias públicas y de la sociedad civil. Con ello se abren nuevas oportunidades de seguir aportando al bienestar infantil de sus comunidades de influencia y de poner sobre estas mesas de diálogo y de concertación de políticas a favor de la infancia, las preocupaciones y retos desde el punto de vista de los productores.

Por otro lado, también se han generado alianzas con la Secretaría Nacional de la Niñez y Adolescencia-SNNA para brindar talleres de sensibilización sobre las peores formas de trabajo infantil a las organizaciones miembro de la Coordinadora Paraguaya de Comercio Justo. Así como para articular a la Coordinadora con el programa del Gobierno de apoyo a familias que presentan riesgo de trabajo infantil. Además, en conjunto con la SNNA, el Ministerio de Trabajo y en el marco del proyecto financiado por USDOL Paraguay Okakuaa, se va a brindar asistencia técnica a los productores para realizar un análisis de todo el proceso productivo en caña de azúcar en vistas a identificar las tareas peligrosas y no peligrosas para los niños y niñas, lo que permitirá a futuro promover su inclusión en el proceso productivo, en tareas ligeras y adecuadas a su capacidad y edad, a la vez  de protegerles de las formas peligrosas de trabajo.

[1] El concepto de trabajo infantil al que nos referimos en esta nota, y tal como lo define la Organización Internacional de Trabajo (OIT), se delimita a aquel trabajo “que priva a los niños de su niñez, su potencial y su dignidad, y que es perjudicial para su desarrollo físico y psicológico”.