El Fondo de Alivio de la Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños(as) Productores(as) y Trabajadores(as) de Comercio Justo (CLAC) y Fairtrade, que ha demostrado ser de gran apoyo para los(as) pequeños(as) productores(as) y trabajadores(as) para enfrentar las crisis por la pandemia del COVID-19, contará con recursos adicionales gracias a una donación de 300 mil francos suizos (alrededor de 330 mil dólares) de la Cooperación Económica y Desarrollo de Suiza (SECO). Adicionalmente, el Consejo de Directores tomó la decisión de reasignar 100 mil dólares del presupuesto general 2020 de CLAC, para sumarlo a este Fondo.

“En estos tiempos difíciles, la solidaridad es mucho más necesaria para que nuestras organizaciones de productores(as) y trabajadores(as) puedan afrontar los desafíos de la pandemia, implementando protocolos de bioseguridad, manteniendo la producción a pesar del aumento en los costos y también comprando alimentos para sus asociados(as)”, afirmó Miguel Munguía, presidente del Consejo Directivo de CLAC.

Tomando en cuenta el alza en los precios de los alimentos, que está afectando a las familias de productores(as) y trabajadores(as) de organizaciones y plantaciones certificadas Comercio Justo, que en muchos casos también enfrentan una disminución de ingresos, se habilitó una nueva línea de financiamiento para compra de alimentos básicos por un monto máximo de hasta 3 mil dólares, que estará disponible a partir del 15 de septiembre de 2020.

Podrán aplicar al nuevo fondo las organizaciones de pequeños(as) productores(as), organizaciones de trabajadores(as) o comités de primas de plantaciones, que estén certificadas Fairtrade y que tengan afectaciones causadas por la emergencia del COVID-19, entre ellas: tener socios(as) dentro de los grupos vulnerables que requieren apoyo para comprar alimentos, enfrentar el encarecimiento de los costos de alimentos, tener restricciones de movilidad que dificulte la adquisición de alimentos o registrar una disminución en los ingresos familiares que dificulta la compra de alimentos.

Las compras se deberán realizar de forma centralizada por la organización aplicante, de preferencia a proveedores locales y de ser posible a pequeños(as) productores(as). El fondo debe utilizarse para comprar alimentos básicos y sanos, de alto valor nutricional, por lo que no podrá usarse para la compra de bebidas alcohólicas, gaseosas o refrescos con alto contenido de azúcar, o comidas rápidas (hamburguesas, pizzas, etc.).

Un comité integrado por personal de las Unidades de Fortalecimiento y Desarrollo, y de Programas y Proyectos de CLAC se encargará de evaluar y aprobar las solicitudes, de acuerdo con la disponibilidad de recursos.

Esta línea de financiamiento se suma a los otros cuatro tipos de subsidio del Fondo de Alivio que están disponibles desde mayo, los cuales se han reforzado con recursos adicionales provenientes del presupuesto mismo de CLAC.

“El aporte de la cooperación suiza y la reasignación de fondos de CLAC nos permitirán seguir apoyando a las organizaciones miembro más vulnerables en América Latina y el Caribe, contribuyendo a la vez a la estabilidad de la cadena de suministro”, expresó Xiomara J. Paredes, directora ejecutiva de CLAC. “Este Fondo de Alivio, basado en la solidaridad y la transparencia como valores del Comercio Justo, ya nos ha permitido apoyar a más de 70 mil familias en 17 países”, destacó.

Dado que los fondos son limitados y que existen diferentes contextos para las organizaciones miembro en cada país, CLAC priorizará beneficiar a las poblaciones más vulnerables.

A la fecha, CLAC ha aprobado 196 solicitudes por un monto total de 554 mil dólares para el Fondo de Alivio en las otras 4 líneas de financiamiento: para gastos médicos, hospitalarios o funerarios; para la implementación de protocolos de bioseguridad; para costos de producción aumentados y para pago de certificación Fairtrade.