CLAC y ATAC realizan gira por Cuba capacitando y sensibilizando sobre comercio justo

La Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Peq

 

ueños Productores y Trabajadores de Comercio Justo (CLAC), Junto a La Asociación de Técnicos Azucareros de Cuba (ATAC), llevaron a cabo hace unas pocas semanas, en la Habana, Cuba, una gira que tenía como objetivo impartir talleres de capacitación a productores azucareros de comercio justo y una serie de charlas de concienciación para la ciudadanía, representada en organismos no gubernamentales, como para diferentes actores del gobierno.

Dicha actividad, contó con la total integración de las organizaciones azucareras, ingenio y organismos gubernamentales representantes del sector; como por ejemplo: AZCUBA, gran protagonista de la comercialización azucarera, representada por Rafael Suarez Rivacoba; Director de Relaciones Internacionales.

Asimismo mediante un encuentro con la alcaldesa de la ciudad de Santo Domingo; Ileana González Orlandi, se propició la participación de la ciudad en la campaña promocionada por la CLAC: ¨Ciudades y pueblos latinoamericanos por el comercio justo¨.

En este sentido, se espera con gran expectativa, que los aprendizajes adquiridos no sólo ayuden a las organizaciones de pequeños productores azucareros; sino que también, incentiven a otros productores a participar en un sistema de comercio más sustentable y a la sociedad civil a ser garante de una economía más justa y solidaria.

Nuevas regiones en Chile consideran al Comercio Justo como herramienta inclusiva de productores y artesanos

En la región de Chile, como parte de las acciones destinadas a conformar una estrategia regional que permita promover como uno de los pilares de desarrollo al Comercio Justo, se llevó a cabo el pasado 12 de enero el “Primer Seminario Regional de Comercio Justo”, en la ciudad de Villarrica en la novena región de la Araucanía a 800 km. de la capital chilena. Esta región, muestra niveles de ingreso muy bajos, con el 23% de la población viviendo por debajo de la línea de la pobreza.

Dicho seminario fue organizado por la Agencia Regional de Desarrollo Productivo y se convocó a más de 600 productores, artesanos y campesinos de la región para conversar e informarse sobre el Comercio Justo. La actividad contó con la destacada participación de Raúl Navarrete, Presidente de la Coordinadora Nacional de Comercio Justo de Chile y Gerente de Vinos Lautaro; Soledad Valdés, Encargada Nacional del Programa de Agricultura Familiar Campesina de ProChile e Ingrid Allende, Gestora de Fortalecimiento y Desarrollo de la CLAC en Chile.

Además, bajo la misma línea de trabajo, la próxima semana, en la séptima región del Maule ciudad de Curicó, se llevará a cabo el Primer Seminario Internacional “Comercio Justo, Equidad en los Negocios”. Con estos esfuerzos, se busca ir posicionando dentro de la región el sistema de Comercio Justo que promueva, principalmente, la participación de los productores y trabajadores de la región y que genere una relación comercial justa en la cadena de suministros.

Estas actividades se enmarcan dentro de un proyecto concedido a la Coordinadora Nacional de Comercio Justo de Chile y además de estar destinadas a promover el Comercio Justo en la región buscan generar la oportunidad de establecer contactos comerciales, así como incorporar el turismo dentro de sus actividades de diversificación.

Políticas públicas para el fomento del comercio justo en América Latina

En América Latina y el Caribe, aunque existan muchas organizaciones de productores de comercio justo, con sus redes nacionales y articulaciones regionales, los consumidores no están bien organizados, ni familiarizados con las propuestas y prácticas de consumo responsable. Al mismo tiempo, son muy pocas las entidades que se dedican al comercio justo y al consumo responsable; casi no existen tiendas de comercio justo, a parte en algunos países con presencia de fuertes comercializadoras solidarias. Por tanto, el anillo de la sociedad civil, fundamental para impulsar el movimiento, es aún muy débil.

En este escenario, en varios países latinoamericanos, se ha dado una convergencia entre productores e instituciones públicas, vistas como aliados clave para responder a los desafíos que viven los productores en sus sociedades, tanto en las zonas rurales como urbanas. De esta manera, poco a poco, los temas del comercio justo, el consumo responsable y, más en general, de la economía solidaria, se están insertando en propuestas de políticas públicas, planes y programas nacionales o regionales.

Es lo que podemos ver en el informe “Políticas públicas para el fomento del comercio justo y solidario en América Latina: los casos de Brasil, Ecuador y Colombia”, que CLAC acaba de publicar con el apoyo de la cooperación finlandés y Fairtrade Finlandia.

Autoridades estatales y de gobierno de varios países latinoamericanos, así como procesos de integración y organismos internacionales presentes en el continente, se están interesando en el comercio justo, como herramienta para el desarrollo sostenible, y como un aliado clave para construir alianzas público-privadas que mejoren la efectividad de las políticas de desarrollo. Además, se evidencia, cada vez más, la necesidad de incluir a los pequeños productores organizados en los procesos de construcción de políticas públicas para los sectores productivos. Los productores organizados son actores líderes en sus comunidades, y protagonistas de procesos económicos y sociales de mucha relevancia a nivel nacional y regional.

Desde la Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productores y Trabajadores de Comercio Justo (CLAC), les invitamos a leer y compartir este estudio. Ojalá podamos seguir profundizando este tipo de investigaciones también en otros países de la región, sobre todo gracias al apoyo de las Universidades que ya están adhiriendo a la campaña “Universidades Latinoamericanas por el Comercio Justo”, así como otras universidades y centros de investigación.

POLÍTICAS PÚBLICAS PARA EL FOMENTO DEL COMERCIO JUSTO Y SOLIDARIO EN AMÉRICA LATINA: LOS CASOS DE BRASIL, ECUADOR Y COLOMBIA

(descarga el archivo completo)

Presentación del Estudio

(descarga solo la presentación)

Para ulteriores consultas, por favor escribir a Marco Coscione (marco.c@claconline.com), Coordinador de Gestión de Recursos e Incidencia en CLAC

El Comercio Justo, un aliado clave para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Un año acaba de iniciar y es saludable, en este punto, que como organizaciones de productores y trabajadores valoremos la importancia que tiene el trabajo que, día a día, realizamos bajo el enfoque de desarrollo del Comercio Justo.

Este enfoque, que aborda importantes aspectos económicos, sociales, ambientales y de empoderamiento ciudadano,  se vio reflejado tanto en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (2000-2015), como en los actuales Objetivos de Desarrollo Sostenible (2016-2030); estos, en general, buscan erradicar las desigualdades y la pobreza, proteger los ecosistemas y asegurar un desarrollo más equilibrado para todos y todas.

El movimiento por un comercio justo es un aliado clave para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ya que responde a muchos de los desafíos que se plantean globalmente: a través de la dignificación del trabajo de pequeños productores y trabajadores, que representan el anillo débil de la cadena de suministros, el comercio justo promueve: un mejor acceso a recursos, bienes y servicios, de los cuales las poblaciones rurales más vulnerables aún siguen excluidas; las inversiones en productividad agrícola, generando mayores oportunidades para los “productores de alimentos en pequeña escala”; prácticas agrícolas resilientes; adaptación y mitigación al cambio climático; “el uso sostenible de los ecosistemas”; la reforestación y la conservación de la biodiversidad; “la participación plena y efectiva de las mujeres”; la erradicación del trabajo forzoso y la explotación infantil, y la promoción de entornos laborales dignos.

Además, a través de las inversiones del premio social, el comercio justo incrementa las oportunidades de educación y, por ejemplo, las inversiones comunitarias en servicios de agua potable y saneamiento. A través de la incidencia, además, promueve políticas diferenciadas para “el acceso de las pequeñas industrias y otras empresas […] a los servicios financieros, incluidos créditos asequibles, y su integración en las cadenas de valor y los mercados”.

Pero sobre todo, en el comercio justo trabajamos todos los días para “garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles”. He aquí el verdadero objetivo del movimiento. Todos los demás elementos relacionados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, finalmente dependen de QUIÉNES, QUÉ y CÓMO estamos produciendo, comercializando y consumiendo.

Entonces, debemos estar orgullosos y orgullosas sabiendo que nuestro enfoque de trabajo es muy relevante globalmente, no sólo para nuestro entorno sino para el buen vivir de nuestras comunidades y sociedades.

Herramientas Virtuales CLAC: Programa Jóvenes ICT

En los últimos meses, CLAC ha estado trabajando en el fortalecimiento de sus herramientas virtuales por medio del Programa de Jóvenes de Información y Comunicación de Tecnología (ICT). Este programa nació con el propósito de fortalecer las herramientas virtuales de CLAC y, por este medio, seguir promocionando y visibilizando las organizaciones de pequeños productores y trabajadores miembros de CLAC. Actualmente, hay 28 jóvenes en 15 países que forman parte del programa para Latinoamérica y el Caribe; trabajando por medio de las Coordinadoras Nacionales, quienes están muy dedicadas al Comercio Justo, sus valores y principios.

Los y las jóvenes del programa realizan visitas a las organizaciones de pequeños productores o trabajadores en sus propias regiones y; en cada visita, capacitan a las organizaciones en las herramientas virtuales de CLAC: CLACBook, Cl@ase y Progreso Network. Los y las jóvenes enseñan las plataformas, ayudan con la creación de cuentas y facilitan la actualización de los datos organizacionales en CLACBook. Todo ello, con el fin de socializar las herramientas virtuales a las organizaciones miembros de CLAC y, de esta forma, facilitar el uso de las tecnologías en beneficio de los pequeños productores y trabajadores.

Durante las visitas, los y las jóvenes recopilan información general y comercial de las organizaciones para la creación de los perfiles comerciales, los cuales tienen como objetivo contar la historia de las organizaciones, recabar más información sobre la producción y sobre el manejo de la certificación de Comercio Justo. Luego, también desde CLAC, se apoya con la traducción al inglés para la promoción y la visibilidad de las organizaciones y sus productos en el mercado internacional, dentro de la parte pública en la herramienta CLACBook que pronto se estará desarrollando.

CLAC decidió trabajar esta actualización de información con las organizaciones miembros y con jóvenes como actores clave, no solamente porque los y las jóvenes tienen el don de manejo de herramientas virtuales, sino porque por medio de este apoyo puntual, se logra proporcionar una oportunidad para que los y las jóvenes conozcan las diferentes organizaciones en su país o región y acercarse más al trabajo que realizan. Se espera que este proyecto dé como resultado nuevas oportunidades de colaboración con las organizaciones de base y con las Coordinadoras Nacionales en un futuro, ya que para CLAC, la inclusión de jóvenes en el trabajo de las organizaciones es parte de sus objetivos estratégicos.

Guardar

CLAC avanza durante el 2016 en el tema de jóvenes y género

Al termino de 2016, CLAC se encuentra en un importante momento a nivel institucional, ya que se ha concluido el programa “El Salvador hacia un desarrollo incluyente: mujeres, hombres y jóvenes desde sus organizaciones (OB) hacen realidad el desarrollo económico impulsando procesos regionales sostenibles”, el cual ha sido implementado en alianza con Trías–DGD 2014-2016, una experiencia, que nos deja logros y aprendizajes.

Durante este periodo se evidencian importantes avances para el proceso inclusivo de mujeres y jóvenes: CLAC cuenta con la Política de Género; se ha conformado la  Comisión de Inclusión de Género y Jóvenes; se han realizado acciones de sensibilización sobre género, liderazgo y masculinidades, con  participación del Consejo de Directivo, Coordinadoras Nacionales, y organizaciones de productores(as)  y trabajadores (as) en varios países de América Latina y El Caribe, entre ellos  Colombia, República Dominicana, Paraguay, Bolivia, Perú, México, Guatemala, Nicaragua y El Salvador.

Por otra parte, se generaron espacios de diálogo, especialmente para jóvenes, lo que ha permitido obtener información de primera mano para la construcción de la estrategia de inclusión de jóvenes en CLAC – con apoyo también de Fairtrade Finlandia – y la cual está aún en proceso de aprobación. Institucionalmente, existen cambios que pueden favorecer los procesos inclusivos, como la creación de la Unidad de Programas y Proyectos, donde se está definiendo mecanismos para la transversalización de género y jóvenes en el diseño de todos los programas y proyectos.

Como parte de los procesos implementados a través del programa en El Salvador, la Coordinadora de Salvadoreña de Comercio Justo (CESPPO) aprobó la política de género y jóvenes, se fomentó espacios de participación tales como comisiones de inclusión, los comités de mujeres y jóvenes, además de acciones sensibilización y liderazgo en las OPPs.

¡CLAC está avanzando en cuanto al compromiso de promover procesos inclusivos y sostenibles para las organizaciones, así como la construcción de alianzas con otras instancias comprometidas con cambios sociales! ¡Esperamos que el 2017 sea un año más inclusivo aún!

 

¡Feliz Navidad y Próspero 2017!

propuesta-2a

Guardar

Lluvias causan graves daños en agricultura al norte de República Dominicana

Durante el mes de noviembre, las lluvias no dieron cese en todo el territorio Dominicano, dejando como saldo grandes pérdidas en las cosechas de nuestros hermanos (as) productores (as) de banano y de cacao.

Entre el municipio de Jánico y La Vega, la cantidad de agua que cayó provocó que la presa de Tavera llegara varias veces a su tope, por lo que las autoridades del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INDRHI) procedieron al desahogue, lo que causó un daño abrumador a los sembradíos.

Datos preliminares arrojan que las organizaciones dañadas son ASEXBAN, ASAMSI, ASOARAC, GUARANAL CACAO, SANTA CRUZ, LA ALTAGRACIA, ASOBANU, BANELINO, ABAPAJALASA, ASOPRAVAL, ASOBAAN, ASOPROFONOR y SANTA FE, lo cual resulta en un 37% por ciento de productores afectados de un aproximado de 1800, entre ellos se encuentran 30 productores de cacao afectados; y alrededor de 300 viviendas afectadas de trabajadores y productores.

“Mi finca era mi vida, de ahí depende todo, la comida de mi casa, el estudio de mis hijos y nietos la salud de mi familia. Hay que tener fe en Dios, pero va ser muy difícil recuperarse de esto. El agua se llevó todo”, dijo Ramoncito Medrano, productor de la Asociación Bananos Ecológicos de la línea Noroeste, BANELINO.

Cientos de familias de productores y trabajadores han tenido que ser evacuadas y sus pertenencias fueron arrastradas por la crecida de los ríos en especial el Yaque del Norte, en la parte baja de la presa. “¡Bueno! ahora nos sentimos impotentes, tenemos las fincas inundadas y hasta nuestra casa”, sostuvo Juan Evangelista Disla, productor de la Asociación de Productores Bananeros de Exportación, ASEXBAN.

Poco a poco, la situación ha mejorado, ya que las lluvias han disminuído, lo que ha permitido que el agua vaya saliendo de las fincas y los hogares puedan volver a ser habitados. Sin embargo, la recuperación requiere de mucha inversión: apoyar a las familias en alimentación, reparación de las viviendas y la prevención de enfermedades.

Si usted quiere apoyar, por favor contacte a la Coordinadora Dominicana, al correo coordom2012@gmail.com

Avanzan las ciudades latinoamericanas por el comercio justo…

El segundo semestre de este 2016 ha tenido varias novedades en cuanto a la campaña “Ciudades y Pueblos Latinoamericanos por el Comercio Justo”. La red del Símbolo de Pequeños Productores se ha sumado activamente a ella; esto significa que, ahora, las tres redes de productores de América Latina y el Caribe (CLAC, WFTO-LA y SPP) están coordinando conjuntamente la campaña. Es un importante avance para fortalecer las relaciones del movimiento en el continente y llevar a cabo un trabajo de incidencia más efectivo y en coalición.

En el último trimestre, Ecuador ha sido el país que más ha avanzado en el continente: Riobamba y Quito se han declarado ciudades por el comercio justo cumpliendo con los criterios que han establecido localmente. Es una noticia muy importante, sobre todo para un país como el Ecuador, donde las instituciones públicas y los actores del comercio justo están trabajando conjuntamente en la Estrategia Ecuatoriana de Comercio Justo.

Grecia, en Costa Rica, está a punto de empezar la campaña a nivel local, gracias al gran empuje de CoopeVictoria y la Coordinadora de Costa Rica y Panamá. En Chile, además, Vinos Lautaro también está sentando las bases para empezar la campaña en la comuna de Sagrada Familia; mientras que diferentes actores y redes de comercio justo están llevando a cabo diferentes acciones para hacer de Temuco una ciudad por el comercio justo de referencia a nivel nacional e internacional.

¿Tienen buenas relaciones con las autoridades locales y organizaciones de la sociedad civil? ¿Creen que con el apoyo de su organización, la coordinadora nacional y CLAC pueden construir una estrategia local de fomento al comercio justo?

Si es así, ¡entonces les invitamos a que conozcan mejor la Campaña “Ciudades y Pueblos Latinoamericanos por el Comercio Justo”!

Desde CLAC apoyaremos a las organizaciones de productores para que sean las protagonistas de este proceso de incidencia y sensibilización local.

Qué bueno que pasó la roya: resiliencia de organizaciones mexicanas frente al cambio climático

Del 21 al 23 de noviembre, cooperativas de México se situaron en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, México, para desarrollar su Asamblea y el taller de diagnóstico de las causas y efectos del cambio Climático en el campo. Los casi 50 participantes de más de 20 organizaciones en todo el país constataron que, si bien los efectos del cambio climático se han ido notando en los cambios en el calendario y el clima (las lluvias, sequías, el calor, las plagas y enfermedades), también ha sido un aliciente para “ponerse las pilas”, para que los productores y productoras respondan con energía y creatividad a los problemas que se enfrentan. En otras palabras: tener una actitud de resiliencia ante los efectos del Cambio Climático.

“Es necesario renovar, subsanar y sanear, no solo nuestros cafetales, pero también las organizaciones en el movimiento de Comercio Justo, así como nuestras propias organizaciones (….) La visión orgánica que tenemos ha de serlo en todos los niveles. No solo en el cultivo, pero también como movimiento”, externo el padre Franz VanderHoof, pionero en el movimiento de Comercio Justo, y quien continúa colaborando con la Unión de Comunidades Indígenas de la Región del Istmo, UCIRI.

Uno de los compromisos adoptados por los participantes del taller es llevar a sus respectivas organizaciones la reflexión compartida, así como escuchar de una manera más integral, cuál es la percepción de los miembros y las organizaciones con respecto al tema.

La Coordinadora Mexicana de Pequeños Productores de Comercio Justo, en colaboración con el Colegio de la Frontera Sur y la Universidad Autónoma Chapingo, con amplia vinculación con las organizaciones, estará colaborando con instrumentos para el levantamiento y análisis de datos, así como desarrollo de escenarios para la cafeticultura.

CLAC confía que estos esfuerzos ayuden a encontrar y desarrollar caminos de acción común que impulsen un modo resiliente de proceder, y así hacer, de los efectos negativos, oportunidades de empoderamiento y renovación para las organizaciones de pequeños productores de comercio justo.