CLAC lanza campaña: el Comercio Justo es Inclusivo

En el marco del Día Internacional de la Mujer, la Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños/as Productores(as) y Trabajadores(as) de Comercio Justo (CLAC), como parte de la implementación de su política de género, lanza la campaña denominada:

“El Comercio Justo es Inclusivo.”

Esta campaña está dirigida a las organizaciones de Comercio Justo y durará del 8 de marzo al 15 de octubre, día en el que se celebra el Día Internacional de la Mujer Rural. Como parte de la campaña, la CLAC estará promocionando y compartiendo materiales educativos en metodologías de género y masculinidades con las organizaciones miembros. Además, estará visibilizando a las mujeres en el Comercio Justo presentando sus historias de vida, testimonios y entrevistas de productoras y trabajadoras con el fin de posicionar la equidad de género en las organizaciones miembros.

Invitamos a todas las mujeres productoras y trabajadoras a que se sumen a la campaña haciendo actividades y reflexiones dentro de su organización y compartiéndolas con nosotros para que cada vez más mujeres se sumen al esfuerzo. Pueden escribir al correo: comunicación@claconline.com para compartir sus experiencias.

¡Sigue la campaña para conocer más las experiencias de mujeres dentro del movimiento de Comercio Justo!

La Asociación Barillense de Agricultores de Guatemala, ASOBAGRI, establece relaciones con Fairtrade Japón y empresas japonesas

“Estas visitas de contacto directo con compradores generan nuevo oxígeno y mejoran el rumbo, haciendo valer la razón de ser Fairtrade”. Estas fueron las palabras que expresara Baltazar Francisco, Gerente de la Asociación Barillense de Agricultores de Guatemala, ASOBAGRI, tras recibir recientemente la visita de directivos de Fairtrade Japón en la figura de Hitoshi Yamasaki y Jouji Matsui, quienes se hicieron presentes en compañía de las empresas japonesas SUMITOMO SC FOOD y KALDI, empresas con la que la organización tiene más de una década de relación.

Esta visita a la comunidad viene a fortalecer las relaciones tanto con Fairtrade Japón como con la empresa compradora, así como la premisa de que el impacto del Comercio Justo es evidente gracias al trabajo de las organizaciones que sirven de vehículo para el desarrollo.

Es importante rescatar que esto posibilitó un intercambio directo muy enriquecedor con las productoras en la Aldea Puente Alto, una de las comunidades de café producido por grupos de mujeres bajo la marca “Con manos de mujer”, que tiene como destino el mercado japonés.

Este acercamiento ha sido fruto además, de la visita de la Red Café CLAC a Japón y la participación en la feria de la Asociación de Cafés Especiales a este país (SCAJ), con la finalidad de promover los cafés Fairtrade de la región Latinoamericana y Caribeña.

Como también expresara Baltazar Francisco: “Esperamos continuar creciendo en ventas y mantener relaciones estables en beneficio de muchos productores y productoras de café de la zona rural de Barillas y Guatemala, ya que el Comercio Justo ha traído desarrollo para muchas personas en el municipio”.

Implementación de nuevas prácticas agrícolas generan incremento en la productividad

Desde finales del año 2014, se está implementando en varios países de Latinoamérica y el Caribe, el Programa de Incremento de la Productividad, PIP, que tiene como objetivo difundir y transferir tecnología en la optimización del manejo agronómico de los sistemas de producción de banano. Este programa se ha implementado en la Asociación de Productores de Banano Orgánico Solidario Monte y Anexos Mallaritos, APBOSMAM, ubicada en la región de Piura, Perú, donde ya se comienzan a ver frutos.

De acuerdo a un diagnóstico previo de la producción de banano de los Pequeños Productores de la región, se encontró debilidad en el manejo de la fertilidad de los suelos. En ese sentido, el programa, a través de la implementación de nuevas prácticas agrícolas, ha buscado incrementar el potencial de producción de estos suelos con micro organismos benéficos de montaña y el aporte de la materia orgánica de acuerdo a los requerimientos de cada productor, ya que el manejo de la fertilidad en un modelo de producción orgánica, es la clave de la sostenibilidad productiva.

A pesar de los problemas de déficit hídrico de la zona, a través de la implementación del proyecto se ha podido notar un incremento en el porcentaje de crecimiento de las plantas en los valores de 0 semanas de un 21% y en plantas próximas a cosecha de un 26%, destacando el dato de altura de los hijos de producción que superan un 50% en plantas próximas a cosecha. Lo anterior, se traduce en una mayor productividad para los productores, ya que en el año 2015 la producción fue de 1,800 cajas/ha/año y este año se prevé será de 2,232 cajas/ha/año.

Este crecimiento demuestra que la implementación de nuevas prácticas agrícolas que propone el programa es una herramienta positiva a mano del productor y sus organizaciones que les permite mejorar su productividad, condición socioeconómica y ser sostenible en el mercado competitivo.  Si usted gusta más información sobre este programa, escríbanos a: comunicacion@claconline.com, para compartir con usted materiales técnicos de apoyo.

Solidaridad con Pequeños Productores chilenos, incendios devastadores acaban con su patrimonio

Durante las últimas semanas, en la zona central de Chile, se han registrado los peores incendios de la historia. La Corporación Nacional Forestal, CONAF, estima que hasta este momento, el fuego ha arrasado con más de 300,000 hectáreas.  El hecho ha sido calificado por las autoridades como catástrofe.

Desde mediados del mes de enero, los incendios han sido incontrolables. Esto, debido a los terrenos afectados por la sequía, los vientos fuertes y las altas temperaturas del verano austral. El fenómeno denominado 30-30-30: 30 grados centígrados, 30% de humedad y vientos de 30 kilómetros por hora. Este coctel explosivo, como lo consideran algunos científicos, se ha vuelto cada vez más dañino y es un efecto del calentamiento global.

A la fecha, el gobierno estima un total de 441 personas albergadas, 7.157 damnificados, 1.644 casas destruidas y 11 personas fallecidas.

Dicha catástrofe ha alcanzado a cinco de las organizaciones Fairtrade en Chile y aunque se está en proceso de cuantificar los daños, se sabe que existen pérdidas parciales y totales en casas, bodegas, viñedos y colmenas.  Las organizaciones Agrícola Vinícola Loncomilla, Viñedos de Esperanza de la Costa, y la Cooperativa Apícola Cuenca del Mataquito, reportan 39 socios afectados, docenas de hectáreas de viñedos destruidos, casas dañadas, cercos, bodegas, pérdidas en alimento de forraje para animales, en sistemas de riego y en plantaciones de pino y eucalipto. En la cooperativa apícola se reporta la pérdida de 1,150 colmenas.

Otras organizaciones como la Cooperativa Agrícola Vitivinícola de Cauquenes, reporta 35 de sus organizaciones afectadas, con una pérdida total de 1.453 hectáreas de viñedos, lo que equivale a 276.429 kilogramos de producción. Además, de reportar la pérdida de 581 animales, entre otros daños materiales. La Cooperativa Agrícola Valdivia Ltda., aún se encuentra haciendo el catastro de daños entre sus socios.

Hasta este día, las autoridades se mantienen alerta y trabajando en la incesante extinción de focos aislados. Según el último reporte, son siete en pleno combate. El más significativo se dio en la localidad de Parral, en la región del Maule, al centro sur del país.

CLAC se solidariza con el pueblo chileno y; sobre todo, con las Organizaciones de Pequeños Productores que han sido afectadas por este fenómeno.  Sabemos que no podemos controlar este tipo de catástrofes, pero sí podemos actuar juntos y juntas para brindar nuestra ayuda. Para ello, si usted o su organización desean colaborar, la organización productora de vino Sociedad Vitivinícola Sagrada Familia S.A., coordinará la entrega de ayuda mediante las siguientes cuentas:

  • Cuenta en US$

Banco Crédito Inversiones BCI

Swift CREDCLRM

Cta Cte. Nº 11079282

  • Cuenta en €

Banco Crédito Inversiones BCI

Swift CREDCLRM

Cta Cte. Nº 11013753

  • Cuenta en $

Banco Crédito Inversiones BCI

Cta Cte. Nº 23039515

A nombre de:  Soc. Vitivinícola Sagrada Familia, S.A.

Para cualquier consulta escribir al correo: secretaria.vl@123.cl

Otro endulzante natural con sabor a justicia!

La organización de pequeños productores organizados, con el sello de Comercio Justo, de la etnia Hña-Hñu,  XAMINI SPR de RL, ubicada en el estado de Hidalgo, México, se dedica desde el año 1994 a la producción y tratamiento del agave o maguey.

Lejos de los que se podría pensar del maguey, dentro de los componentes moleculares de la familia de la cual proviene, hay un considerable nivel de fructosa y glucosa, azucares que con un tratamiento adecuado pueden extraerse y procesarse hasta convertirse en miel de Agave.

Se dice que desde hace por lo menos diez mil años, los pueblos originarios de México ya sabían aprovechar esta planta. En forma tradicional desde tiempos prehispánicos, los indígenas obtenían un jugo dulce llamado “aguamiel”. La miel de maguey, por tanto, es un edulcorante natural de fructosa. En los últimos años, se han descubierto algunos beneficios del consumo de este sirope. Entre ellos, el más conocido es que ayuda a nivelar la glucosa, contiene proteínas, minerales, previene osteoporosis, anemia, fortalece los huesos entre otras propiedades.

La labor de los miembros de la organización comienza con procurar reforestar los campos con maguey y así; al mismo tiempo, extraer productos y subproductos derivados de esta planta que tarda 7 años en madurar y que solamente puede tener una cosecha en la vida. La organización XAMINI SPR de RL busca, de manera organizada y con el uso de la prima, impulsar un desarrollo social responsable con el medio ambiente realizando un manejo y optimización del uso del agua y suelos. Y solidario con la comunidad, preparando a la juventud para ser mejores productores e investigadores en el campo agrícola y brindando apoyo a las escuelas de la comunidad.

Podemos decir, que la labor diaria que esta organización realiza con el maguey, organizadamente, dentro del enfoque del Comercio Justo, ofrece dulces consecuencias… dulces como el agave.

CLAC y ATAC realizan gira por Cuba capacitando y sensibilizando sobre comercio justo

La Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Peq

 

ueños Productores y Trabajadores de Comercio Justo (CLAC), Junto a La Asociación de Técnicos Azucareros de Cuba (ATAC), llevaron a cabo hace unas pocas semanas, en la Habana, Cuba, una gira que tenía como objetivo impartir talleres de capacitación a productores azucareros de comercio justo y una serie de charlas de concienciación para la ciudadanía, representada en organismos no gubernamentales, como para diferentes actores del gobierno.

Dicha actividad, contó con la total integración de las organizaciones azucareras, ingenio y organismos gubernamentales representantes del sector; como por ejemplo: AZCUBA, gran protagonista de la comercialización azucarera, representada por Rafael Suarez Rivacoba; Director de Relaciones Internacionales.

Asimismo mediante un encuentro con la alcaldesa de la ciudad de Santo Domingo; Ileana González Orlandi, se propició la participación de la ciudad en la campaña promocionada por la CLAC: ¨Ciudades y pueblos latinoamericanos por el comercio justo¨.

En este sentido, se espera con gran expectativa, que los aprendizajes adquiridos no sólo ayuden a las organizaciones de pequeños productores azucareros; sino que también, incentiven a otros productores a participar en un sistema de comercio más sustentable y a la sociedad civil a ser garante de una economía más justa y solidaria.

Nuevas regiones en Chile consideran al Comercio Justo como herramienta inclusiva de productores y artesanos

En la región de Chile, como parte de las acciones destinadas a conformar una estrategia regional que permita promover como uno de los pilares de desarrollo al Comercio Justo, se llevó a cabo el pasado 12 de enero el “Primer Seminario Regional de Comercio Justo”, en la ciudad de Villarrica en la novena región de la Araucanía a 800 km. de la capital chilena. Esta región, muestra niveles de ingreso muy bajos, con el 23% de la población viviendo por debajo de la línea de la pobreza.

Dicho seminario fue organizado por la Agencia Regional de Desarrollo Productivo y se convocó a más de 600 productores, artesanos y campesinos de la región para conversar e informarse sobre el Comercio Justo. La actividad contó con la destacada participación de Raúl Navarrete, Presidente de la Coordinadora Nacional de Comercio Justo de Chile y Gerente de Vinos Lautaro; Soledad Valdés, Encargada Nacional del Programa de Agricultura Familiar Campesina de ProChile e Ingrid Allende, Gestora de Fortalecimiento y Desarrollo de la CLAC en Chile.

Además, bajo la misma línea de trabajo, la próxima semana, en la séptima región del Maule ciudad de Curicó, se llevará a cabo el Primer Seminario Internacional “Comercio Justo, Equidad en los Negocios”. Con estos esfuerzos, se busca ir posicionando dentro de la región el sistema de Comercio Justo que promueva, principalmente, la participación de los productores y trabajadores de la región y que genere una relación comercial justa en la cadena de suministros.

Estas actividades se enmarcan dentro de un proyecto concedido a la Coordinadora Nacional de Comercio Justo de Chile y además de estar destinadas a promover el Comercio Justo en la región buscan generar la oportunidad de establecer contactos comerciales, así como incorporar el turismo dentro de sus actividades de diversificación.

Políticas públicas para el fomento del comercio justo en América Latina

En América Latina y el Caribe, aunque existan muchas organizaciones de productores de comercio justo, con sus redes nacionales y articulaciones regionales, los consumidores no están bien organizados, ni familiarizados con las propuestas y prácticas de consumo responsable. Al mismo tiempo, son muy pocas las entidades que se dedican al comercio justo y al consumo responsable; casi no existen tiendas de comercio justo, a parte en algunos países con presencia de fuertes comercializadoras solidarias. Por tanto, el anillo de la sociedad civil, fundamental para impulsar el movimiento, es aún muy débil.

En este escenario, en varios países latinoamericanos, se ha dado una convergencia entre productores e instituciones públicas, vistas como aliados clave para responder a los desafíos que viven los productores en sus sociedades, tanto en las zonas rurales como urbanas. De esta manera, poco a poco, los temas del comercio justo, el consumo responsable y, más en general, de la economía solidaria, se están insertando en propuestas de políticas públicas, planes y programas nacionales o regionales.

Es lo que podemos ver en el informe “Políticas públicas para el fomento del comercio justo y solidario en América Latina: los casos de Brasil, Ecuador y Colombia”, que CLAC acaba de publicar con el apoyo de la cooperación finlandés y Fairtrade Finlandia.

Autoridades estatales y de gobierno de varios países latinoamericanos, así como procesos de integración y organismos internacionales presentes en el continente, se están interesando en el comercio justo, como herramienta para el desarrollo sostenible, y como un aliado clave para construir alianzas público-privadas que mejoren la efectividad de las políticas de desarrollo. Además, se evidencia, cada vez más, la necesidad de incluir a los pequeños productores organizados en los procesos de construcción de políticas públicas para los sectores productivos. Los productores organizados son actores líderes en sus comunidades, y protagonistas de procesos económicos y sociales de mucha relevancia a nivel nacional y regional.

Desde la Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productores y Trabajadores de Comercio Justo (CLAC), les invitamos a leer y compartir este estudio. Ojalá podamos seguir profundizando este tipo de investigaciones también en otros países de la región, sobre todo gracias al apoyo de las Universidades que ya están adhiriendo a la campaña “Universidades Latinoamericanas por el Comercio Justo”, así como otras universidades y centros de investigación.

POLÍTICAS PÚBLICAS PARA EL FOMENTO DEL COMERCIO JUSTO Y SOLIDARIO EN AMÉRICA LATINA: LOS CASOS DE BRASIL, ECUADOR Y COLOMBIA

(descarga el archivo completo)

Presentación del Estudio

(descarga solo la presentación)

Para ulteriores consultas, por favor escribir a Marco Coscione (marco.c@claconline.com), Coordinador de Gestión de Recursos e Incidencia en CLAC

El Comercio Justo, un aliado clave para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Un año acaba de iniciar y es saludable, en este punto, que como organizaciones de productores y trabajadores valoremos la importancia que tiene el trabajo que, día a día, realizamos bajo el enfoque de desarrollo del Comercio Justo.

Este enfoque, que aborda importantes aspectos económicos, sociales, ambientales y de empoderamiento ciudadano,  se vio reflejado tanto en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (2000-2015), como en los actuales Objetivos de Desarrollo Sostenible (2016-2030); estos, en general, buscan erradicar las desigualdades y la pobreza, proteger los ecosistemas y asegurar un desarrollo más equilibrado para todos y todas.

El movimiento por un comercio justo es un aliado clave para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ya que responde a muchos de los desafíos que se plantean globalmente: a través de la dignificación del trabajo de pequeños productores y trabajadores, que representan el anillo débil de la cadena de suministros, el comercio justo promueve: un mejor acceso a recursos, bienes y servicios, de los cuales las poblaciones rurales más vulnerables aún siguen excluidas; las inversiones en productividad agrícola, generando mayores oportunidades para los “productores de alimentos en pequeña escala”; prácticas agrícolas resilientes; adaptación y mitigación al cambio climático; “el uso sostenible de los ecosistemas”; la reforestación y la conservación de la biodiversidad; “la participación plena y efectiva de las mujeres”; la erradicación del trabajo forzoso y la explotación infantil, y la promoción de entornos laborales dignos.

Además, a través de las inversiones del premio social, el comercio justo incrementa las oportunidades de educación y, por ejemplo, las inversiones comunitarias en servicios de agua potable y saneamiento. A través de la incidencia, además, promueve políticas diferenciadas para “el acceso de las pequeñas industrias y otras empresas […] a los servicios financieros, incluidos créditos asequibles, y su integración en las cadenas de valor y los mercados”.

Pero sobre todo, en el comercio justo trabajamos todos los días para “garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles”. He aquí el verdadero objetivo del movimiento. Todos los demás elementos relacionados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, finalmente dependen de QUIÉNES, QUÉ y CÓMO estamos produciendo, comercializando y consumiendo.

Entonces, debemos estar orgullosos y orgullosas sabiendo que nuestro enfoque de trabajo es muy relevante globalmente, no sólo para nuestro entorno sino para el buen vivir de nuestras comunidades y sociedades.

Herramientas Virtuales CLAC: Programa Jóvenes ICT

En los últimos meses, CLAC ha estado trabajando en el fortalecimiento de sus herramientas virtuales por medio del Programa de Jóvenes de Información y Comunicación de Tecnología (ICT). Este programa nació con el propósito de fortalecer las herramientas virtuales de CLAC y, por este medio, seguir promocionando y visibilizando las organizaciones de pequeños productores y trabajadores miembros de CLAC. Actualmente, hay 28 jóvenes en 15 países que forman parte del programa para Latinoamérica y el Caribe; trabajando por medio de las Coordinadoras Nacionales, quienes están muy dedicadas al Comercio Justo, sus valores y principios.

Los y las jóvenes del programa realizan visitas a las organizaciones de pequeños productores o trabajadores en sus propias regiones y; en cada visita, capacitan a las organizaciones en las herramientas virtuales de CLAC: CLACBook, Cl@ase y Progreso Network. Los y las jóvenes enseñan las plataformas, ayudan con la creación de cuentas y facilitan la actualización de los datos organizacionales en CLACBook. Todo ello, con el fin de socializar las herramientas virtuales a las organizaciones miembros de CLAC y, de esta forma, facilitar el uso de las tecnologías en beneficio de los pequeños productores y trabajadores.

Durante las visitas, los y las jóvenes recopilan información general y comercial de las organizaciones para la creación de los perfiles comerciales, los cuales tienen como objetivo contar la historia de las organizaciones, recabar más información sobre la producción y sobre el manejo de la certificación de Comercio Justo. Luego, también desde CLAC, se apoya con la traducción al inglés para la promoción y la visibilidad de las organizaciones y sus productos en el mercado internacional, dentro de la parte pública en la herramienta CLACBook que pronto se estará desarrollando.

CLAC decidió trabajar esta actualización de información con las organizaciones miembros y con jóvenes como actores clave, no solamente porque los y las jóvenes tienen el don de manejo de herramientas virtuales, sino porque por medio de este apoyo puntual, se logra proporcionar una oportunidad para que los y las jóvenes conozcan las diferentes organizaciones en su país o región y acercarse más al trabajo que realizan. Se espera que este proyecto dé como resultado nuevas oportunidades de colaboración con las organizaciones de base y con las Coordinadoras Nacionales en un futuro, ya que para CLAC, la inclusión de jóvenes en el trabajo de las organizaciones es parte de sus objetivos estratégicos.

Guardar