Primer Encuentro Internacional de Intercambio de Experiencias de Incidencia

Gracias a la ayuda al desarrollo finlandés, a través del Programa de Cooperación Fairtrade Finlandia-CLAC, y el apoyo del INFOCOOP de Costa Rica, la CLAC y la Coordinadora Nacional de Pequeños Productores de Comercio Justo de Costa Rica y Panamá desarrollaron, los días 29 y 30 de junio de 2016, el “Primer Encuentro Internacional de Intercambio de Experiencias de Incidencia por el Comercio Justo”, en el Centro de Formación Cooperativa “La Catalina” (Birrí de Heredia, Costa Rica).

Del encuentro participaron representantes de organizaciones de pequeños productores de Nicaragua, Panamá, Costa Rica, Ecuador y Guatemala, con el objetivo de conocer y compartir experiencias de incidencia entre diferentes redes y movimientos de economía solidaria, agricultura orgánica y agroecológica, comercio justo y agricultura familiar. Aprender de procesos que se dan en varios países de América Latina y el Caribe y profundizar en la necesidad de seguir construyendo el comercio justo en la región como proyecto social y político (no partidario), que materialice caminos para la sostenibilidad de nuestras sociedades a través de nuevos y más responsables patrones de producción, comercialización y consumo.

El encuentro tenía carácter cerrado, sin embargo, durante el primer día, participaron también varios representantes de distintas instituciones públicas y privadas presentes en Costa Rica y especialmente invitadas: el Ministerio de Economía, Industria y Comercio, el Ministerio de Agricultura y Ganadería, el PNUD, el IICA, la UNED, la UCR, Cooperativas de las Américas, Cooperativas Sin Fronteras, entre otras. Todas las presentaciones se pueden descargar en este enlace de DropBox.

El día 28 tuvieron lugar 3 sesiones de presentaciones. La primera fue sobre experiencias costarricenses. Durante este panel, Sonia Chacón del Infocoop presentó el trabajo de incidencia local de CoopeVictoria, en tres ámbitos bien concretos: el desarrollo de la moneda social “UDIS” (Unidades de Intercambio Solidario), y su importancia en reactivar los circuitos económicos locales y en fortalecer los lazos entre los socios de la cooperativa y la comunidad de Grecia, pequeña ciudad en la provincia de Alajuela. El trabajo con las nuevas generaciones y los hijos de los asociados de la cooperativa, para permitir un mayor involucramiento de los jóvenes en las acciones de la organización y naturalmente una mayor sostenibilidad intergeneracional. Finalmente, el proyecto “Guardianes del Agua” y la producción de biodiesel a partir de los aceites residuales, con el cual se quiere incidir en la sociedad local sobre la importancia del reciclaje y la defensa de las fuentes hídricas. Juan Arguedas, del Consejo Campesino-Indígena Agroecológico e integrante del MAELA, presentó la experiencia de incidencia política municipal llevada a cabo en Río Frio, para el desarrollo de Sistemas Agroforestales Sostenibles cuya implementación garantizaría para las familias indígenas y campesinas de la región atlántica del país cubrir sus necesidades en términos de soberanía alimentaria, autoconsumo y alimentación de los circuitos cortos de intercambio y comercialización de alimentos. Carlos Hernández, de la Red de Economía Social y Solidaria de Costa Rica, presentó los avances y logros en cuanto a la construcción de la política pública nacional de Economía Social y Solidaria, y los retos que aún siguen vigentes porque el proyecto de Ley aún no está aprobado. El movimiento por la economía solidaria en el país sigue haciendo incidencia para lograr en esta legislatura la aprobación del proyecto; sin embargo, aún faltan varios pasos y mucho trabajo por hacer también para seguir posicionando el tema en la sociedad, sobre todo para que los medios y los partidos dejen de “etiquetar ideológicamente” a la economía social y solidaria como un proyecto político partidario. Finalmente, Miguel Castro del MAOCO (Movimiento de Agricultura Orgánica de Costa Rica), presentó los esfuerzos que llevaron a la aprobación de la Ley 8591 de 2007, de fomento a la agricultura orgánica en el país, pero los enormes desafíos que aún representa la implementación de dicha ley. El movimiento, poco a poco, se está reestructurando, retomando vigor, entendiendo que ahora la coyuntura socio-política del país está nuevamente favorable para que el tema de la producción orgánica y la sensibilización de los consumidores vuelvan a estar en la agenda gubernamental y pública. Para varios productores de comercio justo de Costa Rica fue una sorpresa saber que existía esta Ley, pero también una preocupación saber que prácticamente no se está implementando. Existe concretamente un ámbito de trabajo muy interesante aquí, para el presente y el futuro.

En la segunda sesión, se presentaron tres casos internacionales: Mario Bonilla de Agrosolidaria, presentó la experiencia de esta confederación colombiana de “prosumidores”, su promoción del comercio justo campo-ciudad y su liderazgo en la primera fase del Comité Nacional de Agricultura Familiar en Colombia, y ahora en el Foro Nacional de Agricultura Familiar y Economía Solidaria: investigaciones y publicaciones, campañas en las redes sociales, denuncias y derechos de petición, son algunas de las actividades concretas de incidencia llevadas a cabo por Agrosolidaria para seguir posicionando el tema de la agricultura familiar en el país y conseguir una política pública acorde con los desafíos que enfrenta el país sobre todo en perspectiva de “post-conflicto armado”. Una de la propuesta que más interesó a los participantes fue la campaña “Cambiar el Servicio Militar por el Servicio Agrícola”, una propuesta concreta para mantener a los jóvenes ligados a la tierra, para la reducción y reinversión de los gastos militares y para el “complemento intergeneracional”, más que “relevo generacional”, porque, como dijo Mario, no hay que esperar que el padre se muera para que los hijos se involucren y enamoren de la actividad agrícola. Evelyn Martínez, de la Fundación REDES de El Salvador, ha presentado el proceso de trabajo con agricultores y actores sociales que llevó a la presentación del Proyecto de Ley de Soberanía Alimentaria en el país. Participaron cerca de 20 organizaciones entre campesinas, ambientales, de mujeres rurales, jóvenes, iglesias, entre otras, partiendo de la investigación, pasando por la construcción de una agenda común de incidencia, la construcción de la propuesta de Ley y después el seguimiento, cabildeo, etc. Concentraciones masivas, marchas y movilizaciones, encuentros públicos, entrevistas en medios de comunicaciones, conferencias, ferias y festivales, fueron algunas de las actividades más importantes para hacer la ciudadanía al tema de la Soberanía Alimentaria y Nutricional y para presionar a los tomadores de decisiones. Lamentablemente el proyecto aún no está aprobado. Rosemary Gomes, fundadora, ex presidente y actual coordinadora general de la Plataforma de Comercio Justo, Ético y Solidario “FACES do Brasil”, presentó el caso de incidencia desde Faces y el movimiento por un comercio justo y solidario en Brasil, y la construcción del Sistema Nacional de Comercio Justo y Solidario (SNCJS), como política pública de fomento al comercio justo en el país. Un país “continental”, con características muy propias y la necesidad de adaptar el comercio justo a la gran historia y realidad de la economía solidaria brasileña, así como a las perspectivas futuras para un país tan importante para el continente y el mundo. Sin embargo, también presentó las dificultades que actualmente presenta la situación política actual, en la cual con el cambio de gobierno hay demasiados recortes que afectan seriamente muchas de las políticas públicas implementadas en los últimos dos gobiernos (Lula y Dilma), como las dirigidas a la agricultura familiar, a la vivienda, entre otras. Estas dificultades también pueden representar un desafío para el movimiento, una oportunidad para volver a construir realmente una autonomía del sistema partidocrático y apostar por la autogestión, hasta en el mismo proceso de implementación del SNCJS.

En el tercer panel, se presentaron tres experiencias de incidencia de parte de tres Coordinadoras Nacionales de Comercio Justo: Edwin Vargas, Gestor de Fortalecimiento y Desarrollo de CLAC en Costa Rica, en ausencia de la Presidenta de la Coordinadora, Sonia Murillo, presentó las actividades de incidencia de la Coordinadora de Costa Rica y Panamá, evidenciando el rol que está teniendo la coordinadora en posicionar el comercio justo con actores públicos y privados, y la importancia de estas alianzas para llegar poco a poco a la sociedad en su conjunto. Todavía hay mucho por hacer, sin embargo, varias instituciones públicas y privadas, están muy interesadas en trabajar con el movimiento por un comercio justo en el país. Aprovechamos la presencia de la Viceministra de Economía, Industria y Comercio, Geannina Dinarte, para escuchar de su parte la voluntad de seguir visibilizando la labor de las organizaciones de pequeños productores de comercio justo a través de ferias, ruedas de negocios y otras actividades de sensibilización e incidencia. Doña Rosa Guamán, Presidenta de la Coordinadora Ecuatoriana de Comercio Justo, presentó el rol de la coordinadora y sus organizaciones miembros en la construcción de la Estrategia Ecuatoriana de Comercio Justo, y ahora su protagonismo en el desarrollo de los primeros pasos y actividades junto con ministerios e instituciones públicas comprometidas con la estrategia. En la actualidad, las diferentes instituciones coordinan cuatro meses técnicas de trabajo para implementar la estrategia: 1) fortalecimiento organizativo; 2) producción y adecuación de la oferta a los mercados locales e internacionales; 3) financiamiento; 4) acceso, promoción y oportunidades de mercado. Se subrayó la necesidad de seguir insistiendo desde la misma organización, y la importancia de poder contar, en las instituciones, con personas cercanas al movimiento; que fue justamente lo que pasó en el Ecuador al empezar Rafael Correa su primero gobierno. La última presentación fue de Baltazar Francisco, Presidente de la Coordinadora Guatemalteca de Comercio Justo, y se centró fundamentalmente en los desafíos presentes y futuros para la coordinadora y su trabajo de incidencia en el país. En agosto de 2007, se creó en el Ministerio de Economía la “Comisión Interinstitucional de Comercio Justo y Solidario”, bajo la coordinación del Viceministro de Integración y Comercio Exterior. Un año después, se construyó el Plan Estratégico 2009-2013 para impulsar el Comercio Justo y la Economía Solidaria, sin embargo realmente no hubo mucho avances. En la actualidad el gran desafío es justamente volver a actualizar esta política y ponerla en marcha, con un plan operativo que ya está en proceso de construcción.

Para el día jueves 30 de junio, solo estaba previsto trabajar media jornada con las organizaciones de comercio justo. Se presentó la Estrategia de Incidencia de CLAC, su proceso de construcción y también sus propuestas concretas. Los representantes de los productores salieron muy motivados de este encuentro, entendiendo mejor qué significa en concreto “hacer incidencia” y viendo que sí es posible hacer incidencia desde las mismas organizaciones de comercio justo a nivel local, y desde sus coordinadoras nacionales (a nivel nacional) y CLAC (continental).

La construcción de un comercio justo en nuestros países latinoamericanos es una preocupación y un desafió presente y muchos productores lo recalcaron. Para eso se necesitan los esfuerzos de todos los protagonistas del comercio justo, así como la construcción de nuevas y más estrechas relaciones con otras redes, plataformas y movimientos sociales. Poco a poco debemos abonar el terreno también aquí en el continente, para poder sembrar semillas, ver crecer las plantas y recoger sus frutos. En algunos países, ya hay pasos adelantados en este sentido, pero en general, como remarcaron los presentes, las personas no saben qué es el comercio justo, y muchas veces los mismos productores no saben explicarlo bien. Un trabajo de fortalecimiento de capacidades en este sentido es fundamental para poder llevar a cabo una labor efectiva en incidencia.

El encuentro tuvo un digno final. El compañero Brígido Soza, de la Cooperativa del Campo (León Nicaragua), nos dejó un lindo poema, que resume de manera ejemplar el sentido de todo el trabajo que estamos haciendo en incidencia y, en particular, la experiencia de este día y medio de encuentro en Costa Rica.

INCIDIENDO

Fui invitado a este evento

De intercambio de experiencias

Y más claro hoy me siento

Del concepto de incidencia

 

Que ignorante estaba hasta ayer

Tanto así, que hasta me asusto,

Pues no lograba entender

Lo que es comercio justo.

 

Es más que un certificado

Hoy lo sé y lo remarco

Es un mundo más cambiado

Diría mi amigo Marco.

 

Es trabajo de incidencia

Pa’ convencer a tu hermano

Y que cambie de conciencia

Hacia un mundo más humano

 

Es desarrollo, es justicia

Es respeto y dignidad

Es combatir la codicia

Es mejor comunidad

 

Es respeto al medio ambiente

Y también a la mujer

Es una lucha incidente

Es futuro, es placer.

 

Mejor calidad de vida

Para la comunidad

Alegría en la familia

Porque vive en igualdad.

 

Es respeto a nuestros indios

A su cultura y derechos

Pues ellos son nuestra herencia

Legado por los ancestros.

 

Vamos países hermanos

Es momento de accionar

Solo unidos de la mano

Es que lo vamos a lo lograr

 

Y así, inspirados por Rosa

Que ha luchado ron amor

Pa’ que mejoren las cosas

Es su país Ecuador.

 

No importa si sos de izquierda

O de derecha también

Pues si vives en el planeta

Trata de pasarla bien.

 

Si todos somos hermanos

Hijos de Eva y Adán,

Y del Dios que profesamos

Quien nos dio la libertad.

 

Brígido Soza – 30 de junio de 2016.

 

 

 

Guardar


Notice: Undefined offset: 10440 in /home4/claccome/public_html/wp-content/plugins/jetpack/modules/carousel/jetpack-carousel.php on line 372

CLAC successfully carries out processes for gender and youth inclusion

Participation by women and young people in the associative and business life of organizations is fundamental for the integration of families, organizations and overall society. These are processes that advance slowly because they require a change in people’s attitudes and the generation of opportunities for participation. It is also necessary to create instruments that guide us in directing our actions in favor of inclusion.

As part of this path that we have embarked upon, CLAC is working on a strategy for including young people, based on the analysis and proposals made by youth at the “Youth planting the seeds for a generational focus” conference held in March of this year in San Salvador. The event was attended by 27 young people from 20 Latin American and Caribbean countries, and was very important for establishing connections and exchanging experiences.

And in the gender inclusion process, CLAC has promoted forums for reflecting upon gender and masculinities through experiential workshops conducted with the Board of Directors, with organizations and plantations in the Dominican Republic and Colombia, and with organizations in Nicaragua and El Salvador. Also, on May 25-26, an “Exchange of experiences with gender transversalization processes” was held in Huehuetenango, Guatemala, with 30 participants from organizations in Mexico, El Salvador and Guatemala who shared experiences and analyzed strategies.

As part of the promotion of women’s leadership, [women from CLAC organizations participated in] a forum on “The promotion of producers’ organizations that are gender-inclusive and gender-sensitive, and agricultural investments in cacao and coffee, value chains,” held on June 13-14 in Rome, Italy, and organized by the UN Food and Agriculture Organization (FAO).

“It was an enriching experience for me because I was able to present the problems we have as coffee growers and also to learn about how our organization can improve in the exporting and trading of our products. I believe that we all have a commitment and a role in the integration of women and youth in activities that are not necessarily household activities. It is important to participate in decision-making in our organizations and contribute to their development,” commented Rosa Judith Rodríguez, from the APECAFÉ

cooperative in El Salvador. Others attending the event were Esperanza Dionisio, of the CACPANGOA organization in Peru, Margarita Arauz, of the SOPPEXCCA organization, and representatives of other CLAC member organizations who shared their valuable experiences in the working groups and conference panels.

Guardar

Guardar